El Secreto Para Una larga Vida: LOS TELÓMEROS son la clave

Nos pasamos toda la vida probando el nuevo superalimento de moda intentando sentirnos bien comiendo de una determinada manera, siempre buscando el secreto para vivir más y con una mejor calidad de vida.

Nos cuidamos (si somos conscientes) la alimentación, hacemos ejercicio, intentamos cuidar nuestra piel con productos de última moda para que no se delaten las huellas de la edad utilizando todo tipo de activos que la publicidad nos asegura que alcanzaremos la eterna juventud.

Siempre buscando para satisfacer nuestras necesidades, así es la especie humana, una eterna insatisfecha.

El secreto para una larga vida está dentro de nosotros, nuestros telómeros tienen la clave. Según la bióloga Maria Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), que ha dedicado toda su carrera a estudiar los telómeros y a aclarar que relación tienen con el cáncer y la longevidad. En una de sus últimas investigaciones, publicada de la revista PNAS, ha descubierto cómo los telómeros nos ayudan a vivir más años.

Pero, ¿Que son los telómeros?

El ADN se organiza en cromosomas en el núcleo de nuestras células. Los telómeros son estructuras que se encuentran en los extremos de los cromosomas y que protegen nuestro material genético. Son importantísimos para la vida porque, sin telómeros, la células no podrían vivir. Pero se acortan a medida que las células se multiplican y envejecemos. Cuanto más cortos son los telómeros, más enfermedades tenemos y mayor riesgo de muerte.

Así que la clave está en ellos.

No me voy a extender más en los aspectos científicos que daría para varios posts, y sí te voy a compartir los  4 MANDAMIENTOS para protegerlos todos los días y así disfrutar de salud infinita y larga vida.

1.DIETA HIPOCALÓRICA: El consejo es no sobrepasar las  las 2200cal/día en mujeres y unas 3500cal/día en hombres, también deberás tener en cuenta tu constitución y condición, eso sería lo más importante. No debes ver el hecho de alimentarte como el conteo de calorías (eso sería un dogma) al que no debes de sucumbir. También es muy importante comer poco, comer alimentos lo más nutritivos posibles y masticar muy bien cada bocado. La masticación es un proceso en el cual el alimento se comienza a digerir en la boca (gracias a las enzimas ptialina y amilasa que predigieren los carbohidratos) facilitando el proceso digestivo, y la posterior asimilación y eliminación correcta de nutrientes, también pieza clave para nuestra longevidad.

2.COMER ALIMENTOS SALUDABLES:  Aprende a conocer el efecto energético que tiene cada cosa que comes y bebes. Aliméntate de forma nutritiva, local, de estación y del mismo clima. Cuida tu bioma intestinal comiéndote el paisaje, no sucumbas a alimentos que vienen de sitios lejanos, sólo porque tienen vitaminas, minerales….en la zona donde tu vives ya puedes obtener esos superalimentos de moda, que la industria se encarga a cada momento de ofrecernos como la panacea para la salud.

Alimentos como los cereales integrales, arroz, mijo, quinoa, trigo sarraceno(que nos tonifican el sistema digestivo, nos dan centro, foco y nos generan energía de larga duración y de lenta absorción) fundamental para el equilibrio de la glucosa en la sangre.

Proteínas (pescados) mejor pequeños.

Proteínas vegetales  tofu, tempeh, seitán) que durante el proceso digestivo no se pudren en nuestros intestinos, como pasa con la proteína animal.

Verduras de estación, raíz, redondas, verdes (llenas de fibra, minerales como el magnesio entre otros) que nos cuidan nuestro hígado, depurándolo todos los días de forma suave y ayudándonos a mantener un buen tránsito intestinal. Nos refrescan y relajan.

Frutas de estación (evita las tropicales) ya que nos desmineralizan y enfrían nuestros riñones.

Verduras del mar: algas (kombu, wakame, nori, dulse, espagueti de mar, hiziki) nos aportan proteínas, minerales, nos fortalecen el sistema inmune, nos limpian de metales pesados.

Semillas y frutos secos (ricos en proteínas, minerales, omega 3,6) grasas imprescindibles para para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

Hierbas medicinales (tomillo, romero, regaliz, boldo, ortiga, uña de gato, té kukicha, bancha, salvia, anís verde, estrellado, hinojo, llantén, manzanilla, menta..)

Endulzantes naturales (melazas de arroz, cebada, quinoa)

Suplementación con plantas: hay infinidad de plantas medicinales pero las más adecuadas para evitar el daño celular serían el Astrágalo (rey en la regeneración de los telómeros) Ginkgo biloba (mejora la circulación cerebral, poderoso antioxidante) Polen (rico en proteínas y aminoácidos).

3.RODEARTE DE UN AMBIENTE SALUDABLE: sal a la naturaleza, pasea entre árboles, en la playa, rodeate de personas afines  a ti, haz ejercicio físico moderado, respira profundamente, lee libros que te inspiren, medita, respeta tus horas de sueño, medita y sé agradecido todos los días de tu vida.

4.EVITA EL ESTRÉS CRÓNICO: El estrés es el mejor elemento defensivo que tenemos, capaz de ponernos en tensión y alerta ante las adversidades, pero cuando las situaciones ses suceden en nuestra vida y no somos capaces de gestionarlo y se prolonga en el tiempo, nuestra capacidad de adaptarnos se viene abajo, entramos en lo que se denomina estrés prolongado, una sobrecarga que nos hará daño.

Si nuestro sistema nervioso está en constante alerta, nos quedamos desprotegidos generando problemas de salud, desde cualquier pequeño síntoma, hasta procesos de enfermedad como el cáncer.

Como has podido comprobar somos responsables de generar en nosotros salud o enfermedad, debemos tomar consciencia de lo importante que es cada cosa que comemos, hacemos, decimos y sentimos para tener una larga y próspera vida, te invito a reflexionar sobre el tema y decidir ya de una vez por todas que el secreto se encuentra dentro de cada uno de nosotros.

!LARGA VIDA A LOS TELÓMEROS!

 

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *